“Pasé 5 años bárbaros como profesional de primera división”

Juan Cupertino, nació el 1 de marzo de 1985 en la ciudad de San Carlos de Bolívar, provincia de Buenos Aires. Llegó a ser arquero profesional del club Gimnasia y Esgrima de La Plata y también defendió otras camisetas como la de Villa Dalmine, Barracas Bolívar y Villa San Carlos. Decidió retirarse muy joven y hoy es la voz líder de una banda de rock: Crixo. 

– Te formaste en el Club Empleados de Comercio de Bolívar, pero en el 2006 pasaste a las inferiores de Gimnasia de La Plata, ¿cómo se dio el cambio? ¿Te fuiste a probar o te vieron?

– El cambio se da gracias a mi hermano,  el tenía un contacto en Gimnasia y me llamó para ver si estaba entrenando y si me sentía capaz de  venir a probarme al club, justo me tocó un año donde tenía de técnico a Guillermo Panaro y realmente estábamos trabajando muy bien,  nos había hecho un click en la cabeza a varios ya que el tenia conceptos que nunca habíamos trabajado, a partir de ahí vine a Gimnasia y en 2 pruebas me ficharon para quinta división.

– ¿Cómo fueron tus primeros meses en Gimnasia? ¿Te costó adaptarte?

– Los primeros meses los vivís raros, estas en un lugar donde todo chico quiere estar, tener puesta la ropa de un club de primera división y representarlo es algo lindo, ver entrenamientos de primera división, cruzar jugadores que antes veías por televisión,  es un poco raro al principio pero después sabes que tenes que trabajar para lograr una adaptación rápida en cuanto a lo físico, técnico, táctico y a parte poder entrar al grupo de compañeros de la mejor manera, gracias a dios no me costó mucho adaptarme, era un grupo bueno, bastante inclusivo, si costó jugar y ganarme un lugar pero eso ya es cuestión de tiempo,  trabajo serio, paciencia,  responsabilidad,  de las condiciones que uno tenga y de la cuota de suerte que todos en algún momento necesitan.

– Cuándo te llegó el momento de formar parte del plantel de primera división, ¿Te tomó por sorpresa o te lo esperabas? 

– Uno trabaja todo el tiempo sabiendo que alguien en algún momento te puede llegar a ver,  un técnico,  un coordinador, un profe, un colaborador, entonces todos los días uno se prepara para ese llamado “Mañana entrenas con primera”, algunos quizá nunca escuchen esas palabras y es triste pero es parte de la profesión, a mi cuando me llega la posibilidad ya estaba en 4ta división,  había sumado entrenamientos con primera división pero sin formar parte del plantel, cuando me comunican que empezaba a entrenar con primera división fue una alegría inmensa ya que era para lo que trabajaba, en ese momento el Dt. Era Pedro Troglio y quien me llamó fue el entrenador de arqueros Gabriel “Chavo” Vega, grandes personas que me dieron la posibilidad de estar en la élite del fútbol argentino,  instalarme y poder trabajar con técnicos como Francisco pacho Maturana, Julio Cesar Falcioni, Omar Defelipe, el Moncho Fernández, Leo Madelon, Guillermo Sanguineti, etc.

– Ya en primera división compartiste equipo con Fernando Navarro Montoya, ¿Cómo era el día a día con él? ¿De qué hablaban?

– Lo del Mono fue increíble para mi,  ya que me crié y crecí viéndolo, era y es mi ídolo futbolístico, llegar a compartir plantel fue realmente impresionante para mi, vivir el dia a dia, los entrenamientos, concentraciones, pre temporadas, almuerzos, cenas,  son recuerdos que uno llevará guardados con alegría y orgullo siempre. Muchas veces ocurre que un ídolo deja de serlo cuando su admirador lo conoce, ya sea por su poca simpatía o por su forma de vida irresponsable,  en este caso el mono fue un ejemplo como persona, compañero y profesional, tuvimos una relación espectacular y siempre me dio una mano, desde consejos hasta conseguir sponsors como Reusch de la mano de Carlos Goyen.

– Estuviste una temporada en Villa Dalmine y otra en Sportivo Barracas Bolívar. ¿Cómo fue volver a tu ciudad para defender el arco de un equipo sensación que hacía poco había logrado el ascenso a la Primera C? 

– En Villa Dalmine estuve una temporada,  realmente fui sin conocer ni al equipo ni a la ciudad,  un desafío que me propuso Pedro Troglio y que acepté por supuesto, fue un año increíble tanto desde lo deportivo como desde lo humano, un club conformado por excelentes personas que sentían los colores,  la gente de la ciudad apoyando a muerte su club, impecable, respetuosa y muy querible ya que siempre demostró valorar que uno fue a aportar su granito de arena al club, deportivamente me fui muy bien y siempre tengo un gran cariño por esa ciudad y ese hermoso club. En Barracas Bolívar estuve un semestre me llevó Enrique Saco, volver a la ciudad fue muy lindo, con expectativas aunque lamentablemente no fue un buen paso en mi carrera ya que no tuve el rendimiento que todos esperábamos, pero uno entiende que es parte del deporte.

– En la temporada siguiente firmaste para Villa San Carlos donde estuviste un semestre y lograron el ascenso a la B Metropolitana, ¿Fue una buena experiencia en cuanto a lo futbolístico? 

– Me encontré con un club muy pasional,  y con gente que tenia muchas ganas de llevarlo lo más alto posible,  como lo es su presidente Alejandro Colombo, así es que con su trabajo, el de los jugadores, cuerpo técnico y demás personas que trabajan en el club lo llevaron al Nacional B. Ese semestre arranque bien en lo deportivo pero a mitad de torneo mermó mi rendimiento y se sumó una lesión en la clavícula que me dejó afuera hasta el fin del torneo. Luego volví a Gimnasia de La Plata.

– En el 2010 volviste a Barracas Bolívar donde jugaste un semestre y luego dejaste el fútbol ¿Por qué decidiste retirarte de la actividad profesional con tan solo 26 años? ¿Fue una decisión difícil?

– Al terminar mi vínculo contractual con Gimnasia, me tomé unos días para entrenar en Bolívar a la espera de un permiso para ir a jugar a España al Águilas de Murcia, todo dependía de la ciudadanía europea, la asociación española no autorizó una visa hasta que obtenga la ciudadanía italiana entonces me ofrecieron quedarme en Barracas Bolívar, eramos 3 o 4 entrenando, la gente de Buenos Aires lo suman a Néstor Ducasse como entrenador y yo acepto la oferta que me proponen. El arranque no fue de lo mejor ya que no me voy a olvidar que el técnico me mandó al banco de suplentes en el inicio del torneo, hay códigos que se deben respetar, y en este caso considero que no se respetaron, ya que acepté quedarme sabiendo que no completábamos ni para armar un equipo,  venia de un club de primera división y bien entrenado, quedarme afuera fue muy desagradable pero en fin, en la tercera fecha ya estaba jugando y hasta el final del torneo tuve un muy buen rendimiento. La decisión de retirarme la pensé durante un tiempito, el fútbol era un trabajo y ya no me redituaba económicamente como yo pretendía, otro factor fue el amateurismo con el que se manejaba el club dirigencialmente, chicos que no cobraban, los jugadores iban a buscar los botiquines al hospital, los padres debían cubrir situaciones que eran puras y exclusivas de los dirigentes, fue una sumatoria de cosas donde te das cuenta que tenes que empezar a crecer desde otro lugar, formarte profesionalmente, estabilizarte económicamente, formar una familia,  no me fue tan difícil el retiro, aunque si se que a muchos les cuesta tomar la decisión ya que no es fácil encontrar un rumbo después del fútbol y mas si no hiciste una diferencia económica.

– ¿Cuál fue tu mejor año como profesional?

– Cómo profesional tuve muy buenos momentos en Gimnasia de La Plata,  el sub-campeonato peleando palmo a palmo con Boca, todos los planteles que conforme con técnicos como Troglio, Falcioni, Defilippi, Maturana, Madelon, Moncho Fernández, Topo Sanguinetti, fueron 5 años como profesional de primera división barbaros, y después la temporada en Villa Dalmine, teniendo de dt a Sergio Fabián Vazquez, un tipazo con muchísimos conocimientos, experiencias y trayectoria, fue un año increíble desde lo deportivo y desde lo humano ya que le tomé mucho cariño al club y a la ciudad, algo que nunca vamos a olvidar tanto mi familia como yo.

– En la actualidad aún siguen jugando varios de tus ex compañeros de tus inicios en Gimnasia, como Aued, Rinaudo, Monetti, Juan Neira. ¿Crees que vos podrías haber llegado a jugar en la primera división del fútbol Argentino?

– Si tengo muchos ex compañeros que hoy se encuentran en actividad,  algunos con un excelente presente como Fernando Monetti, Luli Aued, Andres Alderete, Renzo Perez, y otros que la vienen peleando en categorías de ascenso,  personalmente considero que si podría haber jugado en primera división,  en su momento uno estaba súper entrenado, anímicamente con la confianza para jugar, con motivación y buenas actuaciones en reserva, después si podría haber llegado a mantenerme es otra cosa, pero si considero que podría haber jugado.

– ¿Colgaste definitivamente los guantes? 

– Si, ya hace 6 años que no juego profesionalmente y que dejé de entrenar diariamente.

– ¿Cómo fue tu paso como entrenador de arqueros en las inferiores de Huracán? 

– Mi paso por Huracán como entrenador de arqueros fue muy bueno,  tuve la posibilidad de conocer grandes personas como Miguel Gomis, su hijo Pablo, el profe Raul Ripoll, Noni Piazzalonga, gente que trabaja con idoneidad para formar jugadores con todas las herramientas necesarias,  con valores y humildad por sobre todo, ellos me dieron la oportunidad de trabajar libremente con los arqueros del club. Uno siempre tiene una planificación en base a cada jugador,  ya que la obligación es formarlos y prepararlos para ser jugadores de élite en el fútbol argentino. Uno trabaja desde el convencimiento y no desde la imposición,  me refiero a que los jugadores deben estar convencidos de la forma de trabajo de uno y que es lo que mas les va a servir a ellos para su crecimiento, todo fundamentado en acciones de juego reales donde veían que los entrenamientos se basaban en cuestiones técnicas, tácticas, físicas que se les presentarían y que tendrían que resolver durante el partido, estos entrenamientos abarcaban aspectos de coordinación,  potencia,  conceptos teóricos,  por suerte los chicos lo entendieron y tuvimos buenos resultados. Mas adelante tuve la posibilidad de volver a trabajar con Miguel en Independiente de Avellaneda pero lamentablemente ya estaba embarcado en otros proyectos.

– Formaste parte del centro de formación de arqueros de Gustavo Piñero, ¿Cómo se te dio esa oportunidad? ¿Cómo fue esa experiencia en tu carrera? ¿En qué consistía tu trabajo?

– Se me da la posibilidad ya que con anterioridad yo estuve entrenando en el centro,  y cuando decidí retirarme me llamaron para formar parte del staff, la experiencia fue altamente positiva ya que aprendí muchísimo. Mi trabajo consistía en entrenar y preparar arqueros ya sean amateurs o profesionales, niños o adultos, jóvenes que estaban en inferiores de clubes de primera y hasta arqueros que jugaban en ligas de campo, cabe aclarar que los entrenamientos estaban planificados de acuerdo a las condiciones de cada arquero.

– Además de tu pasión por el fútbol también te apasiona la música. ¿Cuándo se formó Crixo y cómo
les está yendo? 

– Crixo se forma hace 2 años,  luego de ser parte de un tributo a Héroes del Silencio donde tocamos por 4 años.  La música se la debo a mi viejo que siempre me inculcó la cultura musical,  como también así muchos valores para la vida, con Crixo no está yendo bien, actualmente estamos participando de un concurso “La Plata Suena”  donde el premio es la grabación del disco, en un principio eramos 40 bandas y finalmente quedamos para la final 10, así que con expectativas de poder despegar en algún momento con Crixo.

– ¿Sos la voz la banda y primera guitarra? 

– Si soy la voz de la banda y la segunda guitarra,  ya que en la primer guitarra tenemos al Gringo Kohler que es un tremendo violero.

– ¿Se presentaron en Bolívar o tienen previsto hacerlo?

– Todavía en Bolívar no hemos tenido la oportunidad de ir a tocar,  pero si es algo que tengo previsto hacer en algún momento.

– ¿Qué estilo de música hacen y donde se pueden escuchar sus canciones?

– El estilo es Hard Rock, pasando por arreglos rockeros, intentando darle dinámica a las canciones y fuerza primordialmente. Cr

ixo se caracteriza por sus riffs pegadizos y potentes, melodías y arreglos, siempre intentando que se note el trabajo de la banda. Nos pueden escuchar en Facebook Crixolp o por YouTube.

Fotos, gentileza Juan Cupertino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies