Saltar al contenido
Jonatan Almeira

Copa Davis: Sangre, sudor y lágrimas

El equipo Argentino de Copa Davis se consagró campeón tras vencer por 3-2 a Croacia en Zagreb. Juan Martín del Potro puso la serie 2-2 y Federico Delbonis le dio el tan ansiado tercer punto a Argentina, con parciales de 6-3, 6-4 y 6-2 sobre Ivo Karlovic,  para consagrase por primera vez en la historia luego de cuatro finales fallidas.

Fue un día muy especial para el tenis Argentino. La jornada no comenzaba bien ya que se encontraban 2-1 abajo en la final de la Copa Davis, pero las esperanzas estaban puestas primeramente en el tandilense Juan Martín del Potro (38° del mundo) quién tenía la difícil tarea de vencer a Marin Cilic (6° del mundo) para igualar la serie final y pasarle toda la presión a Federico Delbonis, que en el caso de jugarse un quinto partido, él sería el encargado de definir la hazaña.

El primer turno fue de Juan Martín del Potro, ese jugador alto de Tandil que estuvo a punto de dejar de jugar al tenis de forma profesional por sus lesiones constantes en sus muñecas y que volvió éste año, luego de 11 meses inactivo, para demostrar que está mejor que nunca.

El partido no comenzó bien para la torre de Tandil. Cilic casi no cometió errores y su juego fue levemente superior al del Argentino, que tal vez por la presión, no estuvo fino en los puntos decisivos. Fue así que el croata se quedó con los dos primeros sets (7-6 y 6-2) dando toda la impresión de que la “ensaladera” se volvía a escapar.

Algo cambió en Juan Martín en el inicio del tercer set. Su juego se tornó más decidido y arriesgado, sorprendiendo al número 6 del mundo que ya se sentía campeón, pero el aliento de los más de 4.000 Argentinos presentes (incluido Diego Armando Maradona) o tal vez la tranquilidad de jugarse el todo por el todo, le dieron fuerzas al tandilense que se quedó con el set por 7-5, avisando que no lo iban a vencer tan fácilmente.

En el cuarto set, el Argentino apretó el acelerador y su juego se fue afinando cada vez más. El que empezó a correr por toda la cancha y a ponerse nervioso, ahora era el croata, que no podía detener el avance de Del Potro, un “Delpo” que a base de sacrificio y ganas, muchas ganas, se quedó con el set por 6-4 y llevó el juego a un quinto set.

El último punto del partido fue casi un trámite para la torre de Tandil. Cilic falló mucho y ayudó a que Juan Martín cerrara su participación en la Copa Davis levantando un partido perdido, un partido en el que muy pocos tenían fe de que iba a terminar con final feliz para Argentina. Fue 6-3 y delirio de todo un país que estaba prendido de la tele y las redes sociales.

Un dato no menor fue que Del Potro vapuleó a Cilic en el quinto set con un dedo fisurado. El resultado final fue 6-7, 2-6, 7-5, 6-4, 6-3 y remontada histórica.

El segundo y último turno del día era para Federico Delbonis, quién había disputado el primer punto de la final frente a Cilic y que a pesar de haber jugado un gran partido, no lo había podido ganar, comenzando así con el pie izquierdo.

Seguramente fueron muy pocos los que tenían fe en él para definir la final, pero a él no le importó demasiado. Se lo vio muy tranquilo desde que piso la cancha y con esa tranquilidad, como si ya supiese el final de la historia, disputó el último encuentro frente Ivo Karlovic.

El partido fue sencillo, con un claro dominador: Federico Delbonis. Tal vez, el oriundo de Azul, provincia de Buenos Aires, jugó su mejor partido en lo que va de su carrera como profesional. Bien posicionado en la cancha, con golpes certeros y con mucha decisión. Parecía no escuchar el bullicio que había a su alrededor y no sentir ningún tipo de presión. Aquel jugador del primer partido de la final había desaparecido, no era el mismo, era su evolución.

El primer set lo cerró con un 6-3 increíble, sin sobresaltos. El segundo set fue 6-4, quebrando en el momento justo para mantener la diferencia y el tercer set lo ganó tras un contundente 6-2, demostrando que era el jugador perfecto para definir la quinta final que disputaba un equipo Argentino.

Así, Guido Pella (el único que estuvo desde el inicio), Leonardo Mayer, Juan Martín del Potro y Federico Delbonis se transformaron en los primeros campeones Argentinos de Copa Davis, un hito que perdurará en la historia del deporte nacional.