¿Qué se debe tomar en cuenta antes de empezar a invertir en acciones?

Muchas veces se generan dudas en cuanto a realizar inversiones, aparte de existir un temor natural por la cantidad de dinero en juego, por aquí vamos a ver qué se debe tomar en cuenta antes de empezar a invertir en acciones.

Contenido

¿Invertir en acciones?

Ganar dinero resulta muy emocionante, evidentemente, pero siempre está el riesgo de perder, así que se necesita saber seguirle la pista al dinero y utilizarlo de forma sabia.

Lo más prudente es que al principio se tenga un poco de paciencia y no se tengan esperanzas demasiado altas. Para ponerlo en contexto, al crear un negocio, las ganancias podrían empezar de a poco e irse consolidando con el paso de los días.

Ya el hecho de que se consiga un dividendo es una buena noticia, puesto que la posibilidad de pérdida siempre está presente.

De forma más específica, si se consigue una plusvalía entre un 5 y un 10%, ya es una excelente noticia, principalmente si se está comenzando a invertir.

Es recomendable no combinar muchas herramientas de inversión al comenzar en este mundo, puesto que el riesgo podría incrementarse.

Si bien suena tentador aprovechar el apalancamiento, el interés compuesto y los diferentes recursos como los derivados, futuros, entre otros, lo mejor es empezar asumiendo el mínimo riesgo posible.

Cabe destacar que nadie será responsable por el dinero que se invierte en una acción, solo la persona que decida hacerlo.

¿En qué tipo de acciones te conviene más invertir?

En primer lugar se debe dejar en claro que no existe un camino preestablecido al comprar acciones. Es decir, no hay una pauta generalizada que les sirva a todos.

Algunas veces podría ser recomendable vender en corto, más que todo cuando se estima que el valor de ciertas acciones va a bajar.

En otras, puede ser más prudente efectuar otros tipos de ventas; hay que analizar bien la situación. Las ventas en corto ofrecen la ventaja de ganar cuando el valor de una acción caiga, aunque parezca difícil de creer.

Ya que primero se vende la acción y después se paga por haberla utilizado, el proceso es un poco a la inversa de una compra o venta tradicional.

Vale añadir que esta tarea no se realiza por sí solo, se necesita a un bróker para realizar esta gestión. Por cierto, es una buena práctica indicarle cual será el punto máximo de aguante para posibles pérdidas, o “stop loss”, por su nombre en inglés.

Por lo general, establecer estas paradas no tiene costo y supone una tranquilidad para el que las coloque.

Recomendaciones generales

Es conveniente mantener cierta humildad para escuchar las recomendaciones de los demás. Como dice el dicho “el que quiera llegar a viejo, es mejor que escuche consejo”.

Por ejemplo, en este artículo se dan ciertas indicaciones que puedan orientar a las personas nuevas en el tema de las inversiones de acciones.

Tú mismo también puedes dar indicaciones, pero al bróker cuando vayas a invertir. Pueden ser órdenes limitadas o relacionadas al mercado.

En el primer caso se habla de decidir la cantidad que se va a usar en una acción determinada, pero el inconveniente es que se debe esperar a que la misma se ubique en el rango de precio deseado.

Mientras que si ejecutas una orden de mercado, puedes adquirir al instante, con la desventaja de que el precio puede cambiar en el intervalo desde que se da la orden hasta que se concreta.

Asimismo, hay que estar atento a las comisiones, ya que pueden restar de las ganancias que se obtengan. Vale decir que todo proceso económico suele venir anexado a unos cobros, los cuales están claros (en el mejor de los casos) o se encuentran sujetos a cláusulas de difícil observación.